Hechos 20:28
Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. 29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. 30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. 31 Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.

Una de las funciones claves del pastor del nuevo testamento es descubrir a los lobos que pueden destruir el rebaño. Se entiende por lobos a las personas falsas que surgen y entran para provocar divisiones y/o robar ovejas. Pablo tuvo que pelear con lobos constantemente y nosotros también. El tuvo sus judaizantes. Hoy en día, tenemos cristianos equivocados, personas pervertidas y sectas falsas.

Existen dos clases de lobos

  1. EXTERIOR: Hechos 20:29 "Porque yo se que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño".

    Note que los lobos usualmente esperan que el obrero cristiano esté ausente para entrar, porque saben que el obrero probablemente tiene discernimiento para detenerlos. La palabra "entrarán" muestra que ellos no son del rebaño. Ellos pertenecen a grupos diversos y sectas y pueden ser tratados advirtiendo a la congregación acerca de cuales son los falsos cultos. Para el obrero experimentado, estos lobos son reconocibles fácilmente, y por lo tanto no son tan peligrosos como los de la otra clase. Generalmente, una simple instrucción a la congregación sobre estos grupos es suficiente. Note que Pablo advirtió sobre los lobos con firmeza.

  2. INTERIOR: "Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos", Hechos 20:30.

    Estos son la clase más peligrosa, porque ellos están ya en la iglesia. Es por lo tanto la clase más difícil de detectar y eliminar. Hay de dos tipos: 1) gente mal intencionada que se sitúa dentro de una organización esperando el momento para dar la dentellada y atacar a traición, en busca de sus presas. 2) gente que se ha situado por su servicio legítimo y cuando es corregida por alguna situación del funcionamiento de la Iglesia, o cayendo en pecado no busca el arrepentimiento, sino que una raíz de amargura los lleva a expresar odio convirtiéndose en depredadores al estilo de Caín.

    La mayoría de las veces están presentes una de estas dos razones:

    1) estos lobos son creyentes con orgullo y ambición en sus corazones (Santiago 3:14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jacteis, ni mintais contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa)

    2) o están insatisfechos por alguna razón y entonces el diablo comienza a usarlos para alejar a los creyentes, rompiendo su confianza en el liderazgo de la Iglesia y hacerles seguir en pos de ellos en lugar de seguir a Cristo.  (2 Timoteo 3:2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. 6 Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. 7 Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. 8 Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. 9 Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquellos.)

Ambas clases de lobos son usualmente personas quienes están auto engañadas y no se dan cuenta que son lobos

¿Por qué Dios permite que los lobos entren a la iglesia? "Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados", 1Co. 11:19. Tratar con lobos es muy instructivo para el obrero cristiano. Se aprende mucho sobre la gente que está bajo su cargo. La lealtad y estabilidad de los creyentes serán puestas a prueba, y debilidades en ellos serán reveladas. Las personas que usted pensaba eran estables, pueden fallarle. Otros, a quienes usted catalogaba como débiles se volverán más fuertes de lo que usted pensó. Ud. sabrá quienes son sus amigos y quienes no, quienes cambian su forma de vida a lo que dice la palabra de Dios y quienes cambian la palabra de Dios por aquello que les apetece vivir.

¿Cómo reconocer a los lobos?

  1. Ellos siempre operan detrás de las espaldas de los líderes. Jn. 10:1-2 visitarán a la gente en sus casas a espaldas de los líderes de la iglesia. Tratarán de obtener autoridad o posición en la iglesia ilegítimamente pasando por encima de los líderes. Jesús enseñó que ellos vienen disfrazados como ovejas del Señor. Mt. 7:15-17. Una forma simple y básica de detectarlos es cuando comienzan a robar las ovejas. Una oveja no roba a otra oveja. Solamente los lobos lo hacen.

  2. Critican a los líderes; normalmente a sus espaldas. 2 Jn. 9-10 Todo líder tiene debilidades en su ministerio, pero esto no da a la gente el derecho a despedazarlos con críticas. Justamente lo que nos hace cristianos es el básico reconocimiento de que somos pecadores y necesitamos un salvador. La dificultad descansa a veces en el hecho de que alguna de las cosas que un lobo puede decir, puede ser verdad; sin embargo, esa verdad suele ser exagerada, distorsionada y añadida con toda clase de mentirosas insinuaciones. Que haya algún elemento de verdad, no es una justificación para arruinar el ministerio de una persona con críticas, especialmente delante de miembros débiles de la iglesia. Note algunas cosas que los lobos dijeron sobre Pablo en 2 Co. 10:10-13. Los lobos alardean de su propia espiritualidad. Note en 2 Co. 10:12 como Pablo sarcásticamente se mofa del orgullo espiritual de los lobos. Ellos a menudo se están comparando con otros y las comparaciones siempre parecen estar a su favor. Frecuentemente reclaman tener más luz en algunos asuntos que el legítimo líder de la Iglesia y pueden insinuar que ellos tienen más para enseñar que los líderes. 2Ts. 3:6-4.

  3. Tienden a provocar divisiones. Ro. 16:18-5. Invariablemente buscarán a los creyentes débiles. Ro. 16:18 Parece que los lobos tienen una especie de radar interno con el cual pueden detectar a un creyente débil. Puede ser una forma satánica de discernimiento. Invariablemente irán directamente al creyente débil y tratarán de conseguirlo a su favor.

¿Cómo tratar con lobos?

Tito 3:10
"Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo".

Reprendiendo y desechando: Con casi cualquier otro tipo de problema con la gente, usted normalmente demuestra paciencia, compasión y misericordia, pero no actúe del mismo modo con los lobos. No debe mostrar paciencia ni compasión, menos aún misericordia. Las instrucciones de Pablo son claras: Un lobo no merece más que dos reprensiones antes de desecharlo. Sea muy firme con ellos. Una advertencia desde el púlpito a la gente puede ser necesaria.

Ejerciendo una tarea de interferencia: Toda la iglesia, especialmente los creyentes maduros, deben estar entrenados en como detectar a un lobo cuando entra. Puede prepararles en como interceptar al lobo antes que este pueda acercarse a los débiles. Todos los creyentes maduros en la iglesia deben comprender que pueden ayudar en esto si es necesario.

 

Todos los derechos reservados