Hay partes de la Biblia que no dan mucha claridad y debido a que de forma continua surgen dudas, queremos exponer algunas respuestas que entendemos responden a algunas de ellas, cómo: "Qué es pecado y qué no lo es" "Cuál es el día de reposo" "¿Hay cosas que no podemos comer?" etc. Sin embargo, esto no quiere decir que como grupo estemos dando la última palabra en cuánto a estos aspectos, simplemente queremos mostrar lo que creemos.

 
  1. ¿ Pueden los cristianos estar poseídos por demonios?

1¿Qué es pecado y qué no lo es?

Para empezar debemos entender que pecado es todo aquello que se opone a la voluntad o mandamientos de Dios; así que creemos que debemos llamarle pecado a lo que la Biblia le llama pecado, por ejemplo: ¿Será pecado que las mujeres usen pantalones? Cuando la Escritura menciona que la mujer no debe vestir traje de hombre, ni el hombre ropa de mujer, no se refiere a pantalones, sino que habla de claridad y definición en el sexo de cada uno; por otro lado la historia nos muestra que en los tiempos de Jesús los hombres no usaban pantalones, sino túnicas. De esta forma no podemos decir que sea pecado que una mujer use pantalones, ya que es algo a lo que la Biblia no llama pecado. Ahora bien ¿Será pecado tomar vino? la Biblia no dice que tomar vino sea pecado, ya que si esto fuera así el Señor Jesucristo no hubiera convertido el agua en vino. Sin embargo, lo que sí dice la Biblia es: ¡No te emborraches!, así que, creemos que pecado es aquello a lo que la Biblia señala como tal.

Subir

2. ¿Cuál es el día de reposo?

En relación a esto existe mucha controversia, ya que muchos afirman que debe ser el domingo, otros el sábado, y otros que a partir del viernes a cierta hora terminando al día siguiente; ahora bien, nosotros consideramos, en base a la Escritura en el libro de Hebreos 4 que el verdadero Día de Reposo es aceptar al Señor Jesucristo como tu Señor y Salvador, siendo Él, el único capaz de darnos el reposo de nuestras obras, sin importar que día es ya que este es un reposo eterno, constante, que no esta determinado por ningún día de la semana en especial. Creemos que un cristiano debe reposar en el Señor Jesucristo todos los días de su vida, y entendemos que reposar en el Señor, no es cuestión de mantenernos inactivos, sino es una actitud interna, del corazón.

Subir

3. ¿Qué significa participar de la Cena del Señor?
Ninguna ceremonia religiosa puede suplir a la verdadera comunión cotidiana con el cuerpo de Cristo, el cuál somos los cristianos que nos congregamos alrededor de una mesa con comida y bebida; donde hablamos de la muerte del Señor y lo que esto significa hasta que Él venga. Al hacerlo anunciamos su muerte y resurrección y reconocemos que nos necesitamos unos a otros.

Creemos que todos los miembros del cuerpo de Cristo deben participar de la Cena del Señor, y al respecto de participar indignamente, no creemos que una persona tenga que preguntarse si es digno o no, ya que el mismo Señor Jesús es el que nos limpia y justifica; dándonos acceso a la comunión con Él y con otros cristianos (su cuerpo) por medio del nuevo pacto dado a los hombres. Ahora bien, si alguna persona desea caminar sola, sin reconocer que necesita de Dios y de otros cristianos, debe arrepentirse de ello, ya que si no se debilitará y puede morir al no haber otros a su alrededor que lo cuiden y lo corrijan. También si una persona tiene algo en contra de otro, debe por amor a Dios y al otro (su cuerpo) ir y reconciliarse.

Creemos que la Cena del Señor representa básicamente dos cosas:
          • La comunión con Dios, es decir, el pacto del hombre con su Dios
          • La comunión con el cuerpo de Cristo,es decir, la Iglesia.
Por lo tanto, un verdadero cristiano no solo puede, sino que debe, participar de la Cena del Señor ya que esto representa para él, la comunión con su padre y su familia. El sitio normal y común para acceder cotidianamente a la mesa del Señor es en las reuniones de hogar.

4. ¿Cómo debe funcionar el noviazgo cristiano?

La Biblia no nos muestra noviazgos como los que socialmente conocemos, pero sí nos da pautas precisas para saber lo que Dios espera de nosotros en cuanto a este punto.
  1. Ambos deben ser cristianos. Ya que la Escritura señala "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?".
  2. Deben tener todos los elementos necesarios o básicos para el matrimonio.

Para llevar a cabo esto, creemos recomendable y sabio pasar por las siguientes etapas:

a. Relacionándonos unos con otros haciendo amistades.
b. Saliendo esporádicamente.
c. Renunciando a salir con nadie más.
d. Noviazgo y compromiso.
e. Boda.

Es necesario aclarar que cada persona es diferente, por ejemplo: Para un soltero de 17 años la primera etapa durará mucho más tiempo que lo que duraría para uno de 27 años, ya que el más joven regularmente estará estudiando y preparándose. No así un hombre de 27 años, el cuál con seguridad ya estará trabajando, por lo que si desea casarse tendrá en la mayoría de los casos los elementos necesarios para hacerlo.

Subir

5. ¿Se puede perder la salvación?

Creemos que hay dos extremos: Uno es el de aquellos que creen que por nada se puede perder, lo que puede llevar a descuido, teniendo una vida que no da buenos frutos, ya que pensará que no importa lo que se haga se irá al cielo por haber obtenido ya su salvación. En el otro extremo están aquellos que piensan que fácilmente se puede perder, llegando a pensar que hasta por tener un mal pensamiento pueden perder su salvación; estas personas viven siempre inseguras y son fácilmente dominadas por un espíritu de condenación.

Nosotros creemos que sí se puede perder, ya que hay evidencias bíblicas que así lo demuestran, por ejemplo la Escritura señala: "Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor" (Fi. 2:12), y también dice "¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?" (He. 2:3). También hay varios pasajes que dejan totalmente claro este punto: "..y no borraré su nombre del libro de la vida" (Ap.3:5). Si el Señor lo puede borrar es que estaba escrito, y si estaba escrito y puede borrarse quiere decir que es posible perder esa seguridad.

Ro. 11:21 Dice que si o perdonó a las ramas naturales, entonces claramente establece que tampoco a nosotros. Así como las ramas naturales fueron desgajadas para que nosotros fuésemos injertados, podría darse el caso de que la rama injertada también fuese arrancada. Por lo tanto en base a estas Escrituras y muchas otras, creemos que sí se puede perder la salvación; aunque nosotros no podríamos determinar cuando se pierde, ya que eso es algo que solo le corresponde a Dios. También entendemos que las personas generalmente necesitan ser animadas a confiar en su salvación, más que explicarles constantemente el porque pueden perderla.

6. ¿Cuál es el balance entre la autoridad y la sumisión?

La Biblia enseña que debemos estar sujetos a nuestras autoridades, ya que todas las autoridades son delegadas por Dios, ahora bien, entendemos que nuestra máxima autoridad es el Señor Jesucristo al cuál debemos obedecer sobre todas las cosas, por lo tanto el límite de nuestra sujeción debe ser: el pecado. Fuera de esto no hay ninguna razón válida para no estar sujetos a nuestras autoridades, por ejemplo: si a una persona en su trabajo, su jefe le dice que si quiere un aumento de sueldo debe emborracharse con el ocasionalmente, esta persona no está obligada a obedecerle, ya que la Biblia señala que emborracharse es un pecado. Por otro lado, un desacuerdo humano no debe de ser causa de una falta de sujeción a la autoridad. Dios nos permite discrepar, pero no nos permite usar las discrepancias como causales legítimas de divisiones y de encono.

Subir

7. ¿Cómo deben vestirse las personas?

La Escritura enseña que las mujeres deben vestir con decoro, pudor y modestia, (1ª Ti. 2:9), esto no quiere decir que en el local de la iglesia debemos supervisar el largo de la falda o algo por el estilo.

Algunas iglesias consideran que la mujer debe usar velo sobre su cabeza, pero nosotros creemos que cuando dice que la mujer debe cubrir su cabeza se refiere a que debe haber una autoridad sobre ella y por lo tanto creemos que la Escritura nos habla de la actitud del corazón en la mujer, de su vestimenta interna y no de lo externo, ya que por medio de la vestimenta interna se mostrará una apariencia externa decorosa, con pudor y modestia.

En todo caso la mujer debe vestirse como agrada a su esposo, y así mismo su esposo debe vestirse para agradar a su mujer (1 Co. 7:4) Será deseable que haya diferentes gustos y estilos, y no una uniformidad dentro de las familias que se congreguen en la iglesia.

Subir

8. ¿Podemos comer de todo?

Creemos que un cristiano si puede comer de todo, la Escritura señala: "De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud" (1a. Co. 10:25-26) Por otro lado la Escritura nos señala también: "Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cuál es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo" Col. 2:16-17. Por lo tanto consideramos que nadie debe juzgar a otro sobre comida ni bebida, por lo que en cuanto a este punto creemos que si se puede comer absolutamente de todo.

Subir

9. ¿Qué creemos acerca del divorcio y nuevo matrimonio?

Existen dos tipos de personas que han llegado al divorcio, uno es aquel que llega a Cristo ya divorciado, y el otro es el que ya siendo cristiano se llega a divorciar. Sabemos que algunas iglesias enseñan que un cristiano no puede divorciarse, y también que si alguien ya es divorciado no debe casarse nuevamente, pero nosotros, por medio de la Escritura, entendemos que si una persona incrédula no consiente en vivir con un creyente, este puede separarse y separarse significa divorciarse; ya que el hermano o hermana no está sujeto a servidumbre en semejante caso.(1a.Co. 7:15).

En lo que se refiere a un nuevo matrimonio para una persona divorciada, creemos que si el hermano o la hermana no tiene don de continencia, mejor es que se casen, porque es mejor a estarse quemando (1a. Co. 7:8-9). También creemos que una persona que ha pasado por la experiencia de divorcio puede llegar a ser un líder de la iglesia local, ya que quién le da la oportunidad de esto, es Dios mismo quién nos da una nueva vida por medio de la sangre de nuestro Señor Jesucristo.

Subir

10. ¿Es legítima la boda civil o tienes que estar casado por la iglesia?

Creemos que el autor del matrimonio fue, es, y será Dios, por lo tanto, si una pareja se unió en matrimonio únicamente en el aspecto civil y están viviendo juntos sin haber realizado una ceremonia ante la iglesia, no es necesario realizar esta última, ya que al haberse unido tanto legal como físicamente, para el Señor, ya son una pareja. Ahora bien, aunque no creemos necesaria la ceremonia en la iglesia para este tipo de parejas, si les animamos a que dejen que sea Dios el que gobierne y tome el control sobre su matrimonio.

Subir

11. ¿Debemos o no movernos en los dones del Espíritu?

Creemos que Dios ha dado diversos dones espirituales a su Iglesia, la cuál es su cuerpo, dando a cada uno por el Espíritu: Palabra de sabiduría, a otro palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como el quiere. (1a.Co. 12:7-11).

Por lo tanto creemos que toda la iglesia debe participar en el mover de los dones, ya que estos son dados a todos los miembros, y no solo a unos cuántos, entendiendo en base a la Escritura que es Dios el que hace todas las cosas y las reparte como el quiere y en el momento que quiere; y es nuestra responsabilidad obrar en fe y movernos en estos dones dados por Dios.

Subir

12. ¿Pueden ser los cristianos poseídos por demonios?

Sí, creemos que un cristiano puede estar parcialmente controlado por demonios, quizás esto parezca fuera de lógica, pero la Escritura, en el capítulo 8 del libro de Lucas nos relata la historia de el endemoniado gadareno, el cuál, al ver llegar a Jesús, lanzó un gran grito y se postró a sus pies; aquí sería interesante preguntarnos cuál es la forma de mostrar que se es cristiano, ya que este hombre con su acción mostró lo que muchos con multitud de palabras intentan mostrar y no lo hacen, postrarse ante los pies del Señor Jesucristo. También sería oportuno preguntarnos: ¿Nos limpiamos antes de llegar a Jesucristo, o acudimos a Él para que nos limpie? Creemos que en muchas ocasiones, es cuando ya estamos en Cristo que somos liberados de demonios, además, debemos considerar a aquellos que después de caminar con el Señor se dejan atrapar por el pecado, se deslizan por el y se alejan.

Subir

13. ¿Cómo debemos alabar a Dios?

Dios quiere que le alabemos con todo nuestro ser, y con instrumentos musicales, no creemos que lo más importante sea el ritmo con que se le alabe sino con un corazón contrito y humillado delante de Él.

Subir

14. ¿Qué debemos hacer en Navidad, Día de muertos, Pascua u otras festividades?

La Escritura nos enseña que debemos hacer todo lo que contribuya a la edificación y la paz. Creemos que los cristianos debemos aprovechar cualquier situación para edificar la paz y no contender sobre opiniones, ni pelear, ni discutir. Creemos que esto es aplicable a cualquier fiesta como: Navidad, XV años, bodas, etc.

Algo que hay que saber es lo que Dios manda exactamente, ya que existen mandamientos muy claros de parte de Dios, los cuáles debemos guardar bajo cualquier circunstancia. Por ejemplo, la Escritura enseña: no emborracharse. La Biblia no prohíbe tomar vino, pero si manda que no nos emborrachemos. La Palabra manda no mentir, la Escritura no dice que haya mentiras blancas o inocentes, simplemente dice: No mentirás. No practicar: iras, pleitos, disensiones, chismes, etc., ya que los que practican tales cosas no heredarán el Reino de Dios.

Guardar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz. Evitar contiendas. No juzgar. Los anteriores son mandamientos claros y precisos, los cuales es necesario que guardemos, si nosotros ya hemos conocido la verdad, debemos tener misericordia para con aquellos que aún siguen bajo engaño y esclavitud, amándoles y respetándoles.

Subir

15. ¿Qué creemos acerca de la consejería del mundo?

Creemos que todos los problemas o padecimientos que puede tener una persona forzosamente están enmarcados en tres posibles áreas:

            • enfermedad orgánica
            • hábitos pecaminosos
            • actividad demoníaca.

Para un consejero experimentado y bien preparado estas tres posibilidades deberán de ser exploradas, diagnosticadas y resueltas.

Nadie puede tener problemas basado en otra posible área. Jesús es el único consejero admirable de quién tomamos todas las herramientas que necesitamos. Para un terapista no cristiano la pregunta fundamental a responder a través de la terapia es ¿Por qué esta persona tiene problemas? Para el consejero cristiano esta pregunta está contestada de antemano: las personas tienen problemas por el pecado no resuelto en sus vidas. Por lo tanto será mucho más sencillo y esperanzador para alguien encontrar ayuda y apoyo en un consejero cristiano capaz, que en cualquier consejero no cristiano por experto que este se diga ser.

16. ¿Cuál debe ser nuestra actitud en cuanto a las leyes propias de cada país?

En cuanto a este punto creemos necesario obedecer el consejo que nos da la Biblia "Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.", en base a esto, consideramos que debemos sujetarnos a toda ley de cualquier país, siendo la única limitante desobedecer a Dios. Por ejemplo: si en un país está prohibido creer en Jesucristo, no estamos obligados a obedecer, ya que la Biblia también enseña que es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres, Ro. 5:29.

Subir

17. ¿Qué creemos en cuanto al Reino de Dios?

No creemos que el reino de Dios sea principalmente un reino judío presidido por el Israel natural. Tampoco creemos que debido a la incredulidad de los judíos de la época, Cristo pospuso el establecimiento del Reino hasta su segunda venida. Creemos que el Reino de Dios fue establecido por Cristo durante su ministerio terrenal, y que este reino está operando hasta ahora y será plenamente revelado en la vida venidera. Creemos que reinar es sinónimo de gobernar, servir, es decir, ser libres para no vivir bajo yugos pecaminosos, y expresar este tipo de libertad sirviendo a otros. Jesús enseñó que el reino de Dios ya estaba presente durante su ministerio aquí en la tierra, (Mt. 12:28; Lc. 17:20-21).

Debemos ver la totalidad de la vida y toda la realidad a la luz de la meta final, o sea la manifestación total de la autoridad y el gobierno de Dios sobre todas las cosas. Creemos no solo que Cristo reina ya, sino también que los cristianos estamos reinando juntamente con Él (Ef. 2:6; Col. 1:13). Creemos que Cristo ha ganado la batalla decisiva sobre el pecado, la muerte y Satanás, al vivir una vida sin pecado y morir en la cruz como sacrificio expiatorio por nuestro pecado; Cristo así derrotó al pecado. Así mismo al padecer la muerte y luego salir triunfante de la tumba, Cristo derrotó la muerte. Y a l resistir las tentaciones del diablo, por medio de una obediencia total a Dios, y por su muerte y resurrección, Cristo asestó el golpe final a Satanás y sus huestes. Esta victoria de Jesús fue total y completa. Así que el evento más importante no es la segunda venida de Cristo que es un evento futuro, sino la primera, la pasada. Debido a la victoria de Cristo, el hecho más decisivo de la historia ya ha sido definido. Es solo cuestión de tiempo para que la victoria se vaya manifestando sobre toda la creación. (Ro. 8:19-21)

Subir

18. ¿Qué creemos en cuanto a los últimos tiempos?

Cuando decimos la expresión "los últimos tiempos", entendemos que la expresión no se refiere meramente al tiempo inmediato antes de la segunda venida de Cristo, sino que es una descripción de toda la era que se comprende entre la primera y la segunda venida de Cristo.

Subir

19. ¿Qué creemos en cuanto al Anticristo?

Creemos que el anticristo es un espíritu que se ha manifestado, se manifiesta y se manifestará hasta la segunda venida de Cristo. Rechazamos la enseñanza común en nuestros días de que el anticristo será un solo individuo que se manifestará inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo encabezando un movimiento exterminador en contra de la última generación. No encontramos que la Biblia enseñe tal cosa. Jesús nunca mencionó la palabra anticristo, Pablo tampoco lo hizo, el libro de Apocalipsis nunca menciona la palabra anticristo. Esta palabra solo se menciona cuatro veces en toda la Biblia, en 1 Juan 2:18-19, 1 Juan 2:22; 1 Juan 4:3; y 2 Juan 1:7 y cuando se menciona dice claramente que este espíritu ya estaba operando en el mundo desde entonces. Este espíritu es el responsable de la muerte de Cristo, de la muerte de los primeros mártires y de la persecución y muerte de miles de cristianos desde entonces hasta ahora, e incluso hasta la segunda venida de Cristo. El trabajo de este espíritu consiste en oponerse a todo lo que Cristo quiere hacer, sembrando odio, temor, muerte o indiferencia contra el cristianismo y los cristianos en las personas. Sino revisamos constantemente nuestras motivaciones este espíritu puede obrar aún dentro de la iglesia.

20. ¿Qué creemos en cuanto al milenio?

Nuestra posición teológica en cuanto al milenio, principalmente es amilenialista. Esta posición implica que los cristianos que ahora están viviendo, están gozando de los beneficios de Apocalipsis 20, dado que Satanás ha sido atado por Jesús por su muerte y resurrección para todos los que creemos en Él y aceptamos por la fe este hecho.

También creemos que Satanás fue desatado para engañar a las naciones incrédulas. Por lo cuál en este momento Satanás está atado para los cristianos, -no puede tocarnos- y está suelto para engañar a las naciones, que están a su merced por no recibir los beneficios de la redención en Cristo/Jesús. El milenio es un tiempo simbólico entre la primera y la segunda venida de Cristo.

21. ¿Qué creemos en cuanto a la segunda venida de Cristo?

Creemos que la segunda venida de Cristo será solamente un evento. No encontramos bases bíblicas para separar la segunda venida de Cristo en dos etapas. Entendemos que el regreso de Cristo será un solo evento. Solo creemos en dos resurrecciones, la primera, que se llevó a cabo cuando Cristo resucitó y muchos lo hicieron con Él y la segunda cuando Cristo regrese por segunda vez y todos los muertos resuciten.

La Biblia nos enseña que habrá un arrebatamiento, los creyentes que han sido recientemente resucitados, juntamente con los creyentes que hayan sido recientemente transformados, serán en ese momento arrebatados a las nubes para recibir al Señor en el aire. (1 Ts.4:17) en este mismo momento llegará el fin, no creemos en periodos de tribulación, para dar lugar después a una tercera venida, o aún menos en una cuarta venida después del milenio como algunos enseñan el día de hoy. La Biblia solo enseña dos venidas: la primera en la cruz, y la segunda para traer el juicio final.

Subir

22. ¿Qué creemos en cuanto el Juicio Final?

El propósito del juicio final no será principalmente determinar el destino final de los hombres, ya que al momento del juicio final el destino final de todos ya ha sido determinado por la decisión que hizo cada persona de aceptar o rechazar el gobierno de Dios en sus vidas; más bien, el juicio tendrá como propósito: revelar el destino final de cada persona y revelar el grado de recompensa o castigo que cada uno ha de recibir.

23. ¿Qué creemos en cuanto a la evolución?

En cuanto al origen de la creación y el hombre, creemos que la teoría de la evolución que no toma en cuenta la intervención de el creador en ella, es simplemente ilógica, fantástica y arroja muchas más dudas e interrogantes de las que pretende explicar al declarar que el universo "se creó por si mismo y por mera coincidencia". Para ser un ateo convencido se requiere de mucha fe; pero fe en la no existencia de Dios, ya que nadie puede probar que el no existe.

Generalmente alguien que se declara ateo lo hace por razones morales, ya que es alguien que practica el pecado sin arrepentimiento, prefiere negar neciamente la existencia de Dios. También están aquellos que por haber pasado por una experiencia desagradable dentro de una institución religiosa, prefieren negar también neciamente la existencia de Dios, interpretando que si una iglesia comete errores significa que Dios no existe. Es algo así como negar la existencia de una persona con la cuál nos sentimos resentidos por experiencias personales desagradables (Sal 53:1).

Por otro lado encontramos la teoría creacionista a ultranza que reaccionando a la declaración de los evolucionistas ateos, también comete un error al declarar como imposible e inaceptable para los cristianos cualquier consideración de evolución en el plan de Dios. Nosotros en Centro de Vida Cristiana tomamos una posición balanceada que no se basa en el temor que reacciona a otra enseñanza; sino que únicamente toma en cuenta las enseñanzas de la Biblia y los hechos que descubre y enseña la verdadera ciencia. Así creemos en un creacionismo evolucionista, en el cuál podemos ver a un Dios creador sin el cuál no hay explicación de la creación ni de la vida, y que a su vez este Dios es creador de una evolución en su creación según lo enseña Gn. 1:11-12 "dijo Dios: produzca la tierra hierba verde...produjo pues la tierra hierba verde...; Gn. 1:20-21 " dijo Dios: produzcan las aguas seres vivientes, y aves...y creó Dios todo ser viviente que las aguas produjeron..." Gn 1:24 "dijo Dios produzca la tierra seres vivientes" .

Así entonces desde nuestro punto de vista la Biblia enseña que el concepto evolución y creación no son opuestos ni son antagónicos entre sí. Basta también examinar el desarrollo de un bebé dentro del vientre de su madre y como crece y evoluciona, pasando entre otras cosa por tener hendiduras en el cuello en la sexta semana de gestación -como los fetos de los peces- en los peces estas hendiduras después crecen y se convierten en branquias; en los humanos no quedan rastros de estas hendiduras ya que no las necesitaremos para respirar. También todo bebé dentro del vientre de su madre pasa por un periodo donde tiene cola. Dicha cola es encorvada y se encuentra entre las piernecitas que empiezan a crecer, aparece muy clara a las cinco semanas de gestación. Los hombres y los animales se parecen en muchas cosas. Los animales, como las personas tienen ojos, nariz, estómago, y piernas. Pero, al cabo de corto tiempo, cada especie animal se desarrolla a su modo y nosotros al nuestro. Nosotros tenemos un espíritu que ellos no tienen Gn. 2:7. Este espíritu se manifestará más tarde en la inteligencia y la conciencia. Así que creemos en un Dios que eligió en parte la evolución como parte de su proceso creacionista.
 

Todos los derechos reservados