¡Los Muros Caen en Málaga
y España!
Debido al crecimiento que experimenta nuestra congregación en la cd. de Málaga, hemos derribado los muros y ampliado el tamaño del auditorio de nuestro local, ¡ya no cabemos!. Cerramos el segundo trimestre del año con 399 personas asistiendo a nuestra Iglesia en Málaga. Más las personas que se congregan en Alicante y en Granada, podemos decir que hemos superado la cifra de 640 personas congregándose en nuestras Iglesias en España, esto sin contar a las miles de personas que atendemos con la obra social.
 

Creemos que podemos seguir adelante en nuestra búsqueda de Dios y servicio al prójimo y que El Señor seguirá añadiendo a la Iglesia los que deben ser salvos recordándonos lo sucedido en los tiempos bíblicos, donde la Iglesia tenía el favor del pueblo y de las autoridades, a la vez que tenía la oposición de los religiosos de la región. Después de años de trabajo en España predicando el evangelio, enseñando tiernamente la doctrina bíblica, poniendo fundamentos en la Iglesia, corrigiendo lo deficiente, soportando las presiones de los que querían desviarnos del Camino y haciendo verdaderos discípulos; hoy podemos decir que experimentamos y esperamos tiempos de crecimiento.

Partiendo del trabajo de un solo pastor, hemos ordenado 5 pastores en España, señalados por el Espíritu Santo de entre los discípulos, que aceptaron ser formados concienzudamente a través de estos años y que ahora tienen el desafío de formar a otros de la misma manera que lo hicimos con ellos.

Ahora estamos enviando misioneros desde Málaga, primero hacia Granada y ahora hacia Cancún. Esto producirá espacios y oportunidades de servicio en la Iglesia en Málaga, que probarán la disposición y el ánimo de los que vienen detrás, permitiendo el desarrollo de nuevos discípulos que enfrentaran nuevamente el desafío de aceptar la formación de Cristo en sus vidas y el discipulado como norma de vida.

Todo lo anterior nos hace alabar a Dios recordando el Salmo 75:

Sal 75:1 Gracias te damos, oh Dios, gracias te damos, Pues cercano está tu nombre; Los hombres cuentan tus maravillas. Sal 75:2 Al tiempo que señalaré Yo juzgaré rectamente. Sal 75:3 Se arruinaban la tierra y sus moradores; Yo sostengo sus columnas. Selah Sal 75:4 Dije a los insensatos: No os infatuéis; Y a los impíos: No os enorgullezcáis; Sal 75:5 No hagáis alarde de vuestro poder; No habléis con cerviz erguida. Sal 75:6 Porque ni de oriente ni de occidente, Ni del desierto viene el enaltecimiento. Sal 75:7 Mas Dios es el juez; A éste humilla, y a aquél enaltece. Sal 75:8 Porque el cáliz está en la mano de Jehová, y el vino está fermentado, Lleno de mistura; y él derrama del mismo; Hasta el fondo lo apurarán, y lo beberán todos los impíos de la tierra. Sal 75:9 Pero yo siempre anunciaré Y cantaré alabanzas al Dios de Jacob. Sal 75:10 Quebrantaré todo el poderío de los pecadores, Pero el poder del justo será exaltado.

Luis Sagarra Benito

 
 
 

Todos los derechos reservados