Integridad, sensibilidad social, una vida plena de valores, ser libres de malos h谩bitos, amar a Dios, cuidar de nuestro entorno, educaci贸n, entre muchas otras; son demandas actuales que la vida hace a una persona para vivir con 茅xito. Cualquier programa de gobierno o de trabajo en entidades p煤blicas o privadas incluyen forzosamente estas demandas, aunque solo sea en su discurso.

As铆, los cristianos podemos aportar a la sociedad en que vivimos todo el legado espiritual que contiene nuestra fe. Basados y centrados en Jesucristo y su Palabra, apuntamos hacia la Biblia como un libro en el que encontramos historias que promueven valores, como un libro que apuntala y afirma los valores, demanda integridad, sensibilidad y entrega para el d茅bil y el que sufre, promueve la superaci贸n y educaci贸n, y combate el fanatismo.

Para nosotros la Biblia no es un libro de mandamientos con la intenci贸n de complicarnos la vida. Hay que entender que existe una gran diferencia entre vivir una vida llena de mandamientos y vivir una vida que expresa los valores que dichos mandamientos apuntalan, los mandamientos por lo tanto sirven a los valores y no los valores a los mandamientos.

En el verdadero cristianismo, los mandamientos b铆blicos tienen el prop贸sito de conducirnos a vivir valores y nunca estancarnos en una vida llena de mandamientos y leyes. Algunos ejemplos de valores son: libertad, respeto, amor, confianza, verdad, integridad, misericordia, fe, solidaridad, fidelidad, etc.

La persona religiosa pero no cristiana, sacrifica los valores en su vida y vive una vida llena de mandamientos sin gobernarse por valores, sin expresiones pr谩cticas de solidaridad ni de misericordia.

El cristiano verdadero, por el contrario, sabe que los mandamientos conducen a la expresi贸n de valores en lo cotidiano, entiende que examinar las historias b铆blicas y sacar la lecci贸n, nos conduce a reproducir los valores que Dios trata de exaltar y subrayar a trav茅s de las sagradas escrituras.

Cuando alguien expresa una vida de religiosidad y fanatismo sin entender el verdadero cristianismo, finalmente este fanatismo y religiosidad desembocan en cansancio, incredulidad y esta incredulidad produce indiferencia y aburrimiento, que a la vez conducen a cinismo y a apostas铆a. Lamentablemente este es el estado de muchas personas.

Cada quien es libre de tomar su propia decisi贸n, en cuanto a mi propia persona, tomo las siguientes decisiones:

  • Escojo ser un hombre 铆ntegro y decido conducirme con honestidad, en absolutamente todas mis actividades.
  • Escojo creerle a Dios y sentirme amado, perdonado y protegido por 脡l.
  • Escojo intentar edificar una familia que se conduzca siempre guiada por valores.
  • Escojo tener una vida llena de sensibilidad social, dedicando la mayor铆a de mis esfuerzos a producir ayuda y bienestar a favor de los que sufren, de los d茅biles, de los pobres, de los marginados.
  • Escojo hablar la verdad siempre, aunque esto ha significado y seguir谩 significando, que personas que dec铆an amarme se conviertan en mis enemigos.
  • Escojo tambi茅n perdonar a los que me ofenden y seguir viviendo para Cristo y para los dem谩s.
  • Escojo ser valiente y no perder el tiempo lamentando y pensando en aquello que podr铆a ser y no fue.
  • Escojo tambi茅n bendecir y respetar a todas las personas que piensan y act煤an en una manera diferente a la m铆a.
  • Escojo y decido defender mis convicciones con absoluta firmeza y desde la mansedumbre.
  • Escojo ser responsable y desde mi posici贸n como director de este ministerio, defender a Centro de Vida Cristiana de cualquier actitud o cualquier persona que pueda apartarnos de seguir siendo un ministerio edificado alrededor de los valores y la sensibilidad social.
  • Escojo ofrecer una actitud de lealtad, cari帽o sincero y solidaridad a mis amigos y a todos los que me rodean.
  • Escojo no pedirles a los que me rodean cosas o actividades que yo mismo nunca quisiera que me pidieran a m铆 o que a ellos los hagan sentirse mal o miserables.
  • Escojo tambi茅n intentar con todas mis fuerzas ser un buen hijo, un buen esposo, un buen padre, un buen cristiano y un buen ciudadano.
  • Escojo ser una persona que reconoce sus errores, debilidades y torpezas, y que rectifica, cambia el rumbo y pide perd贸n cuando entiende que hay que hacerlo.

Querido amigo...

El coraz贸n de Dios es un coraz贸n lleno de amor hacia tu persona, hacia mi persona, hacia toda persona que sufre. Es tan grande su amor, de tal manera es el amor de Dios por cada persona, que dio a su Hijo Unig茅nito, para que todo aqu茅l que en 茅l cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Porque no envi贸 Dios a Su Hijo a condenar el mundo, sino lo envi贸 para que el mundo sea salvo a trav茅s de 脡l. Pero en su salvaci贸n, en su amor, ha decidido poner un valor a煤n m谩s elevado y este es el valor de la libertad. Tenemos libertad absoluta para escoger por Dios o no. Tenemos libertad absoluta y total para optar por su gobierno o no.

Cada persona tiene la libertad y por lo tanto, tiene la responsabilidad sobre su propia vida, no podr谩 echarle la culpa absolutamente a nadie, porque es libre para decidir y por lo tanto responsable, puede optar por 脡l o no. Puede optar porque el gobierno de Dios sobre su vida se traduzca en una expresi贸n de valores y sensibilidad social en adelante.

A trav茅s de estos a帽os en Centro de Vida Cristiana, he visto tantas maravillas, tantas bendiciones, tantos milagros, tantas familias restauradas; decenas de miles de personas ayudadas en diferentes formas: Personas pobres alimentadas, personas en adicciones abandonando las drogas y el alcoholismo, personas que viv铆an para s铆 mismas y para acumular, competir o intentar sobresalir; y que ahora viven ayudando a otros desde su profesi贸n y su medio, personas encadenadas por la pornograf铆a y la lujuria, actitudes que hacen tanto da帽o y denigran a las personas y ahora... Son libres.

En momentos donde, seg煤n las estad铆sticas, en Norteam茅rica y Europa, de los matrimonios que se realizan, s贸lo la mitad logra llegar al final y de 茅stos, s贸lo la mitad vive de una manera real ese pacto establecido desde un principio, tenemos que parejas y familias que estaban a punto de desintegrarse, en nuestras sesiones de consejer铆a, han aprendido a perdonarse, a efectuar cambios de fondo, se han restaurado en una manera integral.

Mujeres maduras o jovencitas que pretend铆an abortar han sido informadas, ayudadas, de tal manera que hemos salvado la vida a cientos de ni帽os que iban a ser asesinados por sus propias madres. Tambi茅n hemos tocado la vida de miles de j贸venes, anim谩ndolos a evitar la deserci贸n escolar, advirti茅ndoles acerca del peligro de las drogas, ayud谩ndolos a alcanzar objetivos elevados en la vida, a alcanzar el mayor grado de escolaridad posible. Hemos servido a cientos de ni帽os abandonados o semi-abandonados, proporcion谩ndoles comida, cari帽o, techo, atenci贸n m茅dica, juguetes, ropa, educaci贸n, etc.

Por todo lo anterior y muchas cosas m谩s, un ministerio promotor de valores y de sensibilidad social, sin duda es la alternativa y la fuente de mayor beneficio que la sociedad necesita. Un ministerio promotor de valores y de sensibilidad en lo personal, lo familiar, lo social, lo c铆vico, lo empresarial, etc., es la necesidad de un mundo que constantemente pelea y est谩 en estado de guerra por la falta de 茅stos valores en el fundamento de sus objetivos personales y sue帽os, creando y promoviendo competencia y m谩s competencia.

En medio de este panorama, creemos que Dios levanta y se帽ala una respuesta, da una opci贸n de vida y entre todas las alternativas que pueden ser ofrecidas, Jesucristo nos sigue diciendo hoy: 鈥淎qu铆 estoy, si alguno est谩 trabajado y cargado venga a m铆, yo le har茅 descansar鈥. Si alguno est谩 trabajado y cargado, si alguno no ha alcanzado a vivir esa plenitud para la cual Dios le ha dise帽ado un plan de vida, venga a 脡l. Si hasta el d铆a de hoy todav铆a no puedes vivir de una manera plena lo que Dios tiene para ti. 隆Cristo te est谩 esperando! Ac茅rcate a 脡l a trav茅s de la fe, 隆Jesucristo es real!

Convivimos con una generaci贸n que en su coraz贸n se apart贸 de Dios y de los valores y la solidaridad con el pr贸jimo. Sin embargo, en medio de esta generaci贸n hay un remanente, que clama y dice: "Se帽or, que importa lo que hagan todos los dem谩s, yo quiero serte fiel, quiero ser un hombre, una mujer de valores, de sensibilidad, quiero permanecer y perseverar hasta el fin".

Para los cristianos es elemental ser seguidores de Jesucristo, seguidores de lo que declar贸 en el evangelio. Si le hacemos Se帽or, no solo le llamamos Se帽or, sino que le ponemos sobre todas las cosas, lo amamos y lo convertimos en la persona m谩s valiosa en nuestra vida, lo ponemos en el primer lugar de nuestras vidas, le coronamos como Dios sobre nuestra vida; 隆Esto es ser cristiano! 隆Esto es hacer a Jes煤s el Se帽or!

El diccionario define la palabra valores de la siguiente manera: Cualidad de los objetos y las cosas que las hace objeto de un precio. Alcance de la significaci贸n o importancia de una cosa. Cualidades del alma del hombre. H谩bitos y disposici贸n del alma de una persona para las acciones que son conforme a una ley superior.

Citas | Centro de Vida Cristiana

TERMINO CON UNA PREGUNTA

Querido amigo, t煤 y tu vida 驴Cu谩nto valen?

Escr铆beme
Curva | Centro de Vida Cristiana
Comparte esta p谩gina con tu familia y amigos.

CONOCE M脕S DE CENTRO DE VIDA CRISTIANA

Cont谩ctanos

驴Tienes preguntas o quieres hablar con alguien? 隆Nos encantar铆a ayudarte!

INICIAR SESI脫N

隆Error! No hemos podido validar su suscripci贸n.
隆Enhorabuena! Se ha realizado su suscripci贸n.
icono email

Recibe la informaci贸n m谩s relevante de Centro de Vida Crisitana directamente en tu correo electr贸nico.

驴Tienes dudas o deseas hablar con alguien de nuestra Iglesia?
Escr铆bele al Pastor

驴Tienes dudas o deseas hablar con alguien de nuestra Iglesia?
Escr铆bele al Pastor Principal Luis Sagarra Benito

驴Tienes dudas o deseas hablar con alguien de nuestra Iglesia?
Escribe a CVC Ajusco